Consentimiento y acuerdos

¿A veces has sentido que decir SÍ a estar con alguien, a salir, decirse pareja, o amantes, significa que tienes que decir SÍ a todo?

A veces yo he sentido que estaba obteniendo el consentimiento de mi compañero basándome en la forma en que su cuerpo respondía, pero solo me di cuenta más tarde de que quizás a menudo la otra persona no estaba de acuerdo con lo que estaba sucediendo.

Así es como lo ve la gente, ¿no? Si estás en una relación, todo vale. Si te amas, no es necesario tener límites con el otro. Cuando caí en la cuenta de que se habían aprovechado de mí de forma tan sutil, empecé a sentirme enfadada y culpable. En primer lugar, conmigo misma, pero también me di cuenta en algún momento de que no sabía lo qué hacer entonces.

Y me hizo darme cuenta de lo importante que es…

El consentimiento en la intimidad y la sexualidad

El consentimiento no es solo decir y respetar un «sí» o un «no». También se trata de mostrarte y dejar que tus compañeros sexuales sepan quién eres realmente, en lugar de representar un papel que «se supone» has de representar para complacer o conseguir lo que quieres.

El consentimiento también consiste en apreciar todos los aspectos de tus parejas sexuales y amarlas como son en realidad, en lugar de una imagen idealizada de lo que tú quieres que esas personas sean.

La base del verdadero consentimiento es asumir la opción de declarar lo que quieres y lo que no quieres y honrar lo que hacen y lo que no hacen los demás. Verbal, física y emocionalmente.

Uno de los aspectos más importantes del consentimiento es permitir al otro cambiar de opinión. Hay ocasiones en las que tú o tu pareja sexual diréis «sí», pero querrás cambiarlo por un «no» debido a las experiencias, emociones o miedos que tú o ellos puedan tener. El consentimiento no es un «sí» absoluto para siempre. Es crucial que tú y tu pareja sexual podáis entenderlo.

Después de un tiempo de prueba y error, aprendí a consentir. Consentí y sigo consintiendo un increíble viaje de autodescubrimiento. Consiento una relación amorosa, excitante y mutuamente satisfactoria con mi pareja actual. Empecé a usar mi voz para compartir mis necesidades, y mi corazón y mis oídos para honrar y escuchar los deseos de mi amado.

La sensación es increíble.

El consentimiento y la confianza son los mejores lubricantes en cualquier relación sexual.

Así que… ábrete, usa tus sentidos, honra y celebra los deseos y los límites de la otra persona.

Rosario e. Jiménez

Deja un comentario

Abrir chat
1
10 H AM a 8 H PM L a V
¡Hola!
Si estás ya preparad@ para rehacer tu vida... Contáctame.